bowie-symphonic-frente-sónico-futurista-5

(Español) Blackstar sinfónico de David Bowie: crónica de una muerte anunciada

” width=”1200″ height=”1600″ /> [/caption]FINAL DEL CONCIERTO

Luego, cuando acabó el repertorio de Blackstar, Maya Bieser dijo que interpretarían una versión de Wish You Were Here, de Pink Floyd, en homenaje a Bowie (porque les hubiera gustado que esté ahí; cosa que yo no creo). Y cosa rara: sonó perfecto. No entiendo por qué Maya no estuvo por encima de la orquesta… ¡Y solo sonaron las cuerdas, ni los metales ni la percusión! ¿No era acaso culpa de los sonidistas del Auditori? Pues a buen entendedor, pocas palabras…

De ahí, quisieron ‘obsequiar’ al público una versión espantosa de Let’s Dance. “De lejos, la peor versión de Let’s Dance que he escuchado en mi vida”, dijo mi amigo. En mi caso, sin contar el karaoke, es la primera versión que he escuchado de ese tema, así que no puedo estar de acuerdo con él. Solo dejar claro que la orquesta, el director y la solista hicieron el ridículo con esta canción. Es más, superaron su gesta del primer tema de Blackstar. Mención aparte para el percusionista que quiso recrear los LP Blocks de este tema, que estuvo más perdido que pulga en vidrio. Siempre lo hizo mal en todo el concierto y ni siquiera pudo hacerlo bien en esta canción que era la única que de verdad requería ese instrumento.

Finalmente, repitieron ‘Tis a Pity She Was a Whore, la que mejor les había salido, y con los mismos resultados antes comentados.

La verdad, creí que esto podría pasar con las partituras de los músicos: “Get off my album!”.

CONSEJOS

¿Y quién soy yo para darlos? ¡Pues nadie! Pero como soy periodista y tengo la costumbre de otorgarme ese tipo de facultades inmerecidas, aquí voy:

A. El primer problema, la sección rítmica

Solución 1: Desaparecerla.  Supongo que los percusionistas de la Orquesta Sinfónica de Barcelona y Nacional de Catalunya son buenos. Es más, los he escuchado antes y sí lo son. ¿Pero por qué parecieron el ‘Chavo del Ocho’ aquella noche? Esto lleva al punto dos…

Solución 2: Ensayos. No ofrecer conciertos en ciudades donde no puedan ensayar un mínimo de veces que les garantice cohesión. Como dije antes, tal vez es injusto echarle toda la culpa del desajuste a la sección percusiva y la responsabilidad fue de todos.

Solución 3: Reformular la percusión. O bien quitar la batería y quedarse con la típica sección rítmica de una orquesta sinfónica o al revés (solo batería). Ideal si fuera un baterista propio para la gira y, de preferencia, nacido en Nueva York… Si alguien ha escuchado el disco entenderá esta última sugerencia.

B. El volumen del cello.

Solución 1. Que Maya no haga trampa con sus pedales o se ponga a tocar más fuerte en el concierto que en la prueba de sonido… Digo, porque si pudo sonar bien en Wish You Were Here, no hay que echarle el pato a los sonidistas del Auditori.

Solución 2. Que haya dos cellistas: una para interpretar la voz y otra para los solos de saxo. Eso permitiría darle un volumen apropiado dentro de la mezcla en vivo a cada instrumento.

Solución 3. Mi preferida: un coro para reemplazar la voz de Bowie y un cello para los solos de saxo.

C. Mezcla en vivo del concierto

Única solución: por más jazzeado que sea el Blackstar, aún hay mucho de rock ahí, y la batería es tocada con la intensidad propia de este género (cuando no, el compresor dice “presente”). ¿Cómo solucionar esto en un concierto sinfónico para que los tambores no opaquen a los demás instrumentos? Pues amplificando bien todo, compresión a saco, y olvidarnos del exquisito efecto orquestal, el que permite disfrutar de casi 100 fuentes distintas de sonido repartidas en un amplio escenario (en vez de los dos tristes altavoces del sistema estéreo). Ejemplos sobran que han sacrificado ese aspecto pero al menos terminan sonando bien.

EPÍLOGO

Así, con los problemas del cello y de la percusión solucionados, recién podríamos apreciar los arreglos de Evan Ziporyn para este Blackstar. No antes. Inclusive, podríamos jugar a ser historiadores de arte especializados en música y comparar versiones y más… pero primero lo primero: a tocar bien y a sonar bien. Y recién ahí, lo segundo.

Share this:
0009741630_10

(Español) IDEE DU FEMMELLE, les tecles rera el Legends

FSF >> Com et vas introduir a l’electrònica?

IDF>> Va ser a finals dels 70’s, estava fascinat per els primer sintetitzadors que surtien a l’ època i era algo increible veure el so que surtia d´aquelles caixes amb tecles.
Recordo el primer que vaig tenir, era el llegendari Korg MS20 i el VOCODER VC10, per mi era entrar en una nova galaxia, una nova manera de composar i crear música.

FSF >> Quant temps t’hi vas dedicar i què va passar? Vas fer concerts?

IDF>> Vaig introduir-me en aquella dècada, la dels 80’s, a la música electrònica i vaig començar a compondre música, fins a treure 9 cassetes que els distribuïa directament per correu a tot el país, llavors no teníem ni whatsapp, ni Internet, ni tampoc MIDI, que va sortir ben aviat. Escoltava tot el que anava sortint en vinil de Kraftwerk, SPK, Cavaret Voltaire, John Foxx, Japan, Brian Eno i tot el segell Ralph Records. Vaig començar a fer concerts i performances com a IDEE DU FEMELLE per tota la ciutat de Terrassa, a bars musicals, museo de la ciència, sales diverses, també paral·lelament sota el grup Doner Kebab, i mes tard Dali.

Diari 10 desembre 1985

FSF >> Alguna cosa a destacar?

IDF >> Vaig estar dos anys a Matadepera Radio i desprès un altre a Egara Radio retransmitint un programa anomenat la Kaixa Ritmica, en el que posaba tot el que anava comprant de vinils, escola berlinesa, New Wave, Postpunk, vanguardista, experimental, etc.

FSF >> Per què vas deixar-ho?

IDF >> Amb la mili pel mig i a finals del 90’s havia de buscar-me la vida amb 30 anys i em vaig veure obligat a deixar de fer música. Va ser com sentir-se frustrat. Fins a mitjans dels 90’s no entrava de ple el món digital i tenia altres projectes com a negoci, sempre dins del món de la cultura musical. La música electrònica a mitjans dels 90 va entrar en una fase involutiva, poc creativa, va ser com aletargar-se.

FSF >> Com neix el Legends?

IDF >> A finals dels 90’s tenia un projecte que era construir un local temàtic enfocat a la música Country americana, es deia Nashville. Em vaig centrar en aquesta cultura com a negoci, ja que havia invertit molt. La cosa va durar 9 anys, fins que es va tancar. L’any 2012 vaig obrir la sala Legends, una sala polivalent on s’organitzen concerts de tots tipus de música i especialment des de l’any passat ja es programen concerts i festes de música techno, synth-pop, indie, etc.

FSF >> Com està sent el teu retorn a l’electrònica?

IDF >> He retornat a la música electrònica des de l’any 2013, ja en tenia ganes i sabia que algún dia hi tornaria d´una manera activa. Estic composant i la part creativa és la que em fa sentir més tranquil i feliç com forma d’evasió. Sembla que girem sobre una roda que dona voltes. Ara les possibilitats i els mitjans són més fàcils d’aconseguir, per això veig que ara som milers els que fem música electro, i abans érem uns pocs privilegiats.

FSF >> Quins plans tens?

IDF >> El que m’ha fet despertar és que el segell Domestica Records s’interessès per produir les cintes dels 80’s, això m’ha donat ales i oxigen. Ara segueixo fent treballs en digital, es poden trobar a Bandcamp. Hi ha previst a final d´any la producció a vinil del K7 Sequences 1988.

FSF >> Com vas conèixer el Frente Sònico Futurista?

IDF >> A través de Facebook. És bo que hi hagi comunitats on avui dia gràcies a les xarxes tothom està connectat i així tenim més coneixement del que s’està fent, quins grups, esdeveniments, etc. Una comunitat com aquesta obre les portes a molts músics que estàn començant i que fan música original.

FSF >> Què esperes del Terrassa Techno Militia?

IDF >> Espero que sigui un èxit i que no sigui l’única festa de música electrònica, la sala Legends ofereix un espai ideal i crec que obre un ventall de futurs esdeveniments enfocats a la música avantguardista electrònica en general.

Share this: