EXTRAPOLACIONES Y DOS ALASKAS

En la actualidad Alaska sigue siendo uno de los referentes e icono indiscutible del POP en España pero, a su vez, lejos queda ya su mitificada figura en ‘LA MOVIDA’ que durante los 90 y los 2000 todavía llevaba a sus espaldas como reseña constante. Parte de la transición de esa reseña es a partir de su matrimonio ya asentado con Mario Vaquerizo, que rentabilizan
públicamente a través de un reality para MTV llamado ‘Alaska y Mario’. A partir de ese momento Mario Vaquerizo toma el relevo de figura principal, y no secundaria como hasta entonces, con respecto a Alaska y en eso ha contribuido a que haya pasado a ser «la Olvi».

Ya a finales del año 2008, tras la exitosa gira de dos años del octavo disco de estudio de Fangoria: ‘El Extraño Viaje’, en plena grabación de ‘Absolutamente’ (el siguiente disco) y recién publicado el tercer disco de las Nancys Rubias (‘Una cita con Nancys’), Alaska decide teñirse la melena de negro y dejar su característico pelo rojo anaranjado que desde 1992 la acompañó. También lo hace su amiga Susie Pop; deja de ser rubia y pocos dias después se suicida por el viaducto de Segovia. Desde ese momento las vidas de las dos bandas, Fangoria y Nancys Rubias, tomarán otro rumbo.

Las Nancys siguieron con la banda pero su sonido pasó a ser más rockero y menos travesti, y Fangoria se volvió mucho más mainstream de lo que intentaron ser y empezaron en ‘Arquitectura efímera’ (2004), llegando con el disco ‘Absolutamente’ por primera vez al numero 1 de las listas de los 40 Principales. A partir de los años 10 Fangoria repite el experimento que
en su día hicieron en Dinarama con el disco ‘Diez’ y rompen su promesa de no volver a tocar canciones de Dinarama y Pegamoides en directo, publicando por un lado un disco de grandes éxitos de Fangoria y por otro un disco de versiones de Dinarama y Pegamoides pasadas por Fangoria bajo el título ‘El paso trascendental del vodevil al astracanada’. Tras la gira ‘Operación Vodevil’, Fangoria decide, en el paréntesis de los años 2011 y 2012, que en el siguiente disco no saldrán en la portada y todo volverá a ser minimalista, hecho que no se cumplió por la mano, nuevamente, de Gatti.

Curiosamente y simultáneo a la preparación del siguiente disco: ‘Cuatricromía’, el reality ‘Alaska y Mario’ triunfa, y nuevos seguidores, sobretodo adolescentes, se unen al fan fatalismo de Fangoria y Nancys Rubias, ya no por sus canciones si no por su vida cotidiana, quedando en segundo plano la parte musical. También, a partir de que Alaska volviese a hacer televisión con Santiago Segura en TVE, ella, tan crítica y negándose a hacerse durante años una red social suya personal, decide, en un principio anónimamente bajo el nombre de ‘El Ojo De Dios’, crear una cuenta en Instagram. Supimos que era ella poco después y al final acabó por hacerse pública su cuenta ‘Alaskaoficial’. En el fenómeno, ya en todo el mundo, de Instagram, ella y muchos cantantes o artistas de distintas disciplinas mezclan su vida cotidiana con la artística, y ya el reconocimiento y la fama no pasa por la música si no por excentridades y egocentrismos de algo tan poco valorativo como celebrar llegar a nosécuantos seguidores y muchos likes.

Dichos y enumerados todos los acontecimientos que dividen en dos a Alaska: la del pasado, más centrada en lo artístico, transgresora, reivindicativa y un referente de la cultura; a otra Alaska, o más bien Olvido, más mediática, diplomática, más en afán de llenar anuncios, portadas, escaparates y en alguna entrevista soltar algún disparate de carente sensibilidad con el panorama actual político-social. Cierto es que, al margen de su ideología, que todos tenemos las nuestras y no somos todos iguales por suerte, Alaska ha sido desde siempre la misma con respecto a no posicionarse y ser asertiva, algo que siempre ha sabido hacer siendo muy cauta en sus discursos.

Pero sus palabras en el pasado o en el presente aquí son lo que menos importa, son los hechos que hacen confrontar que, aunque todo ser humano evoluciona o involuciona y nunca está ni es de la misma manera, Alaska lo cumple, pero también, en consecuencia, siendo de tan permeable a tan variable hace que su discurso musical sea poco creíble cuando se pierde el pilar fundamental del mensaje que se quiere transmitir a través de una letra, de una canción, de la música a convertirse en una cortina de humo llena de frivolidad, de más es más, de un mundo exclusivamente cercano y oportuno a ella o sus circunstancias, totalmente monopolizado por ella, en el que hace que todo haya quedado limitado a cumplir contratos, ganar dinero… y todo lo demás son ‘marcianadas’ como bien dice su marido Mario.

Que ya no tenga el cabello rojo es lo de menos pero sí evidencia a lo largo del tiempo el simbolismo de haberse vendido y prostituido dentro del Business de la mano de su marido y haberse fusionado con él en ese negro azabache que tanto desprende Mario y que ha agarrado las raices de Fangoria, con Nacho Canut incluido, para proponer o mejor dicho dictar sutilmente, junto con la gran compañía discográfica Warner, lo que es ya un hecho: la reconversión de Fangoria en su contenido, ahora tan efímero y menos profundo, tan exitoso pero tan poco histórico.

Xaby 4Colores para Frente Sónico Futurista

Share this:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *