futuros-de-cine

High Rise es una novela de JG Ballard de 1975 llevada al cine en 2015 por Ben Wheatley, en un bello lenguaje visual, lento de paladear, y de delicioso sabor a los modernos setenta. La acción transcurre en el futuro y se sitúa en la Torre Elysium, algo así como el edificio Walden de Sant Just Desvern; una mini ciudad autoabastecida, que tiene su propio supermercado, y, como vamos descubriendo, sus dos clases sociales, arriba y abajo, sus propias normas y hasta su propio Dios: el artífice arquitecto de esa micro sociedad ideal que va transformándose en monstruosa. Este edificio a lo Ángel Exterminador de Buñuel, acaba albergando un verdadero follonazo. No hay una reflexión detrás abrumadora, es la de siempre: avaricia, poder, privilegios…pero la decadencia humana a veces hasta puede ser bonita, si quien la cuenta lo hace con elegancia.

highrise1sted

El lujo y la pulcritud, con Tom Hiddleston y Jeremy Irons a la cabeza, no abandonan nuestra mirada aunque pueda olerse la podredumbre de los cadáveres. Tampoco deja de observar el niño listo hasta el final de la película, tras sus enormes gafas. High Rise no es estrictamente ciencia-ficción pero desde luego es distopía retrofuturista, o por lo menos intropía, aunque, lejos de angustiarnos, nos produce un efecto casi liberador, muy al estilo de Ballard y acorde con las inquietudes de su época. El vestuario es fenomenal, así como el reparto y la fotografía, y no digamos el diseño de producción.

high-rise-film-ben-wheatley-mark-tildesley-interview_dezeen_1568_8
No hay en High Rise una “predicción” tecnológica, si no social o psicológica, pero queda bastante anticuada (si no tenemos en cuenta que las islas urbanas autoabastecidas son proyectos viables para las ciudades del futuro) ni sacamos una conclusión heroica o desmoralizadora, si no que, simplemente, vemos pasar al ser humano de un estado a otro, de la sofisticación a lo animal, lo acompañamos hacia la caída, vemos como se pierde en un mundo que está encerrado dentro de su mente.

88757736hr01976

high-rise-2015-006-tom-hiddleston-sunbathing-1000x750

Es agradable videar de vez en cuando películas de ciencia-ficción (o especulación futurista, como se prefiera) sin persecuciones histéricas y efectos visuales epilépticos, que se recrean en otros aspectos, más estéticos o bien emocionales, como ocurre en Farenheit 451 o la más reciente Otra Tierra. Y es estupendo que aparezcan adaptaciones realizadas con cariño, y no tanto remake innecesario.

Valor añadido: en la escena del supermarket, suena el tema Coco Pino de D.A.F. 

Share this:

2 thoughts on “Futuros de cine: High Rise

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *